Del Ser al Cambio

  • -

Del Ser al Cambio

Tags : 

Compartir

 “… la homosexualidad en nuestro país no está prohibida ni es un tema de novedad, sino que, al contrario, desde siempre ha existido, solamente que la forma en la que se percibe va cambiando de acuerdo al tiempo y espacio en el que se maneje, llegando a ser hoy día una construcción sociocultural…” 

~ Claudia Gallardo, Lic. En Pedagogía, México

 

Un tema que con el simple hecho de mencionar la palabra, crea polémica como una nube de opiniones diferentes al respecto, tan grande y densa llega a cubrir completamente la brillantez de la belleza del ser, del amar y del sentir humano propiamente. La homosexualidad, más allá de una preferencia sexual, ha sido un movimiento social durante muchos años, que ha hecho avanzar el sentido de identidad humana, y de derechos a un punto de diversidad y contrastes.

Las artes, un refugio seguro para la expresión humana en nuestra época, donde se pueden encontrar en los estados más puros la esencia, sin prejuicios, ni razones. Sólo las expresiones.

La homosexualidad a lo largo de los años, que van más allá de la época de nuestros abuelos, se ha visto sumergida en el mar del tabú, lo prohibido, lo pervertido, lo socialmente incorrecto, lo sucio, el pecado, entre muchas otras naturalezas rechazadas, que incluso hoy en el siglo XXI siguen siendo vigentes a causa de la ignorancia, discriminación y falta de valores, así como de educación en la población global. Pero todo ello no ha sido suficiente para callar la libertad de amar y sentir entre las personas del mismo sexo, así es como el tema se fue introduciendo poco a poco entre las palabras de los autores, como fue el caso en el siglo pasado, en el año 1975  varias autores como Carlos Monsiváis y Luis González de Alba impulsaron el primer manifiesto en defensa de los homosexuales, publicado en la revista ¡Siempre! y en 1979 se organizó la primera Marcha del Orgullo Gay en la Ciudad de México. Así pues los años 70’s marcaron el comienzo del cambio de percepción de la sociedad mexicana, gracias a una mayor reivindicación y visibilidad de los autores de diversas preferencias.

Así, podemos dar una larga introducción de cientos de acontecimientos que han venido ocurriendo desde tiempo atrás sobre la lucha por los derechos y libertades de las personas, pero en esta ocasión nos centraremos en la forma de manifestación en diversos medios y como ha sido recibida en el público en diferentes presentaciones, como animación y literatura propiamente.

Adentrándonos en la literatura homoérotica, así como su presencia en diferentes escenarios que han recorrido el mundo, desde novelas ligeras, fandoms y otras clases de medios. Los géneros Yaoi y Yuri en el manga y animación japonesa, desde los años 70 donde igualmente se comenzaron a publicar diversos trabajos de esta temática, que en nuestros días habiendo sin fin de obras ya, que incluso han sido éxitos de ventas en el mercado internacional, presentan grandes avances en la libertad y una evolución en la apertura social respecto a la aceptación de este tema.

En el caso del primer género Yaoi o Shonen-ai, muestra lazos de diferentes grados entre varones, este género se encuentra tanto enfocado al público femenino como al homosexual o masculino; mientras que el segundo, Yuri, punta más a relaciones lésbicas  y que su público es minoritario y que no hay que comparar con el grado hentai enfocado principalmente para el público masculino de mayor edad.

 

Pero para no enredar los diversos términos, comenzaré a desmenuzar esto de una manera más tranquila, dejaremos de lado por ahora eso y nos enfocaremos en el género Yaoi, BL (por sus siglas en inglés Boys Love) o Shonen-ai (que es un grado de menor intensidad en expresiones románticas entre personajes, traducido como “amor de chicos”) y viendo como la figura femenina ha intervenido en la creación de esto desde hace más de 30 años, como una forma de “liberación”, además del contexto social que ha evolucionado desde entonces.

Posteriormente de las primeras publicaciones de temática homosexual en mangas, y con la explosión de dojinshi (fanzines) en la década de los 80’s, llego el auge de lo género hasta principios de los 90. Estas nuevas publicaciones se nutrieron con autoras salidas del mundo de los dojinshis, que se volvieron profesionales rápidamente, como el caso de Minami Ozaki.

Las OVAs son el formato standard en animación yaoi. Y la mayoría son de gran calidad, aunque por supuesto hay excepciones. El boom llego también en los 90, con los éxitos de Zetsuai 1989, Enzai (1996) Fujimi Orchestra (1998) y Ai no Kusabi (1992), al ser animadas como Kaze to ki no uta en 1987.

En la actualidad, hay más de 20 revistas, dedicadas tanto a mangas como a novelas ilustradas o una combinación de ambas. Y sin fin de animaciones fuera de OVAs que han sido un éxito, pues a partir de la mayor apertura y una demanda creciente en el público, han surgido grandes historias que han llegado incluso a la pantalla grande, como es el caso de Junjou Romantica y Sekaiichi Hatsukoi de Shungiku Nakamura (nacida en 1980), que comenzaron a publicarse en el 2002 y 2007 respectivamente y que llevan más de 10 tomos y aún están en proceso de producción, además de ser animadas con más de 1 temporada cada una, diferentes OVAs especiales e incluso película.

Pero no han sido los únicos, en la última década, ya que podemos mencionar solo algunos cuantos que han tenido suerte de llegar un poco más alto al ser animados, como Gravitation (2000), Love Stage (2010), Koi suru boukun (2005), Maiden Rose (2009), Angel’s Feather (2007), Antique Bakery (2008), Close the Last Door (2007), Gakuen Heaven (2006), Ikoku irokoi Romantan (2007), Kirepapa (2008), Loveless (2005), Okane ga nai (2007), entre cientos y cientos de otros que no han sido por desgracia animados,  pero que sin duda hacen de la lista algo realmente inconmensurable al adentrarse en el género recientemente, pues con la llegada de nuevas tecnologías, medios de distribución, publicación y comunicación, pueden llegar a nuestro alcance incluso del otro lado del mundo, lanzamientos directos.

Sin mencionar los géneros que igualmente son predilectos entre el público femenino, como el Bi- Shonen (chicos atractivos),  novelas visuales y ligeras, etc. que claramente se han ido acrecentando debido a la mayor producción de historias de todo tipo desde lo que va del género suave, hasta el harem y otome propiamente, que incluso aunque no sean exactamente del género, son transformadas por la audiencia, como el caso de Hetalia, Kuroshitsuji (que aunque la autora lo haya hecho originalmente yaoi, fue editado porque se pensaba que no iba a tener popularidad), Tsubasa Chronicle, Uta no prince sama, entre muchos otros igual, que parten de las novelas ligeras o mangas Shonen (enfocados en acción y aventura para varones) principalmente.

Ahora hablemos de la figura femenina ante el género y su “liberación”, por muchos siglos se ha visto encerrada la mujer en el mundo masculino, haciendo de la sexualidad algo propio de los hombres, machos y dueños del placer, disfrutando únicamente ellos y moldeando sus fantasía, mientras que una mujer en una época que apenas se le deba derecho a la educación o sufragio, era no más que un objeto del deseo varonil. Relaciones entre dos chicas es algo muy atractivo visto por un hombre se  suele sentirse más macho que nunca. A causa de, la sabiduría popular afirma que las mujeres no tienen ningún problema en un acto sexual, pero que un hombre no puede hacer lo mismo con otro hombre sin dejar de ser un hombre de verdad. Y esto a razón de la educación machista, preferencial y  considerada anticuada actualmente en la sociedad.

Ahora es cuando el Yaoi entra en escena, el género hecho inicialmente de mujeres para mujeres se abre paso entre la industria, y se observa una relación sexual en la que no hay “cuerpos femeninos explotados”, sino cuerpos masculinos hermosos que se dan placer. Y podría añadirse que gracias al género la mujer conoce mejor el cuerpo del hombre, y su sexualidad.  Por otra parte se ha elevado a la categoría de público y de mercado a las mujeres, donde se establece una relación entre autoras y fans, creando oferta y demanda y fortaleciendo la industria del género. Aunque es cierto que algunos autores Yaoi son hombres, y muchas producciones están realizadas por ellos, la audiencia sigue siendo mayoritariamente femenina. Es importante subrayar el creciente número de homosexuales seguidores, aunque la industria Gay difiere mucho de la Yaoi en forma y contenido.

En fin, desde el vamos hasta los comienzos del género y la expresión, existen sin fin de opciones de todos los gustos para encontrar material de temática homosexual en diversas series, animaciones, películas, mangas y comics, así como trabajos literarios, tanto en obras orientales como occidentales. Todo envuelto en un mundo de fanatismo y gustos por los trabajos que no solo llevan a relaciones sexuales entre individuos marcados por fetiches, prejuicios y dogmas sociales, sino que hacen de la homosexualidad ver algo natural, algo que es visto ante el espectador de la misma manera que lo vería una persona frente a una pareja heterosexual, dejando a un lado el tabú de lo prohibido y simplemente disfrutando del amor humano.

De la misma manera en que se vería una pareja de heterosexuales en una película romántica, con familia, con emociones, con problemas, con vivencias, con sentimientos, con aventuras, con amor, así es igualmente visto ante muchos la homosexualidad, que afortunadamente son más cada día, dejando de lado la ignorancia, prejuicio, religión y morbo, simplemente viendo una manera de amar más humana, e incluso más pura y sincera que la  de otros diferentes.

Para finalizar, no es el hecho de ver a la homosexualidad como “una diferencia tolerada”, sino como algo extremadamente natural. Como muchos personajes, entre activistas, periodistas, sociólogos, protestantes por los derechos humanos, ya lo han dicho.

Cada día se abre paso en la sociedad, en leyes de protección, igualdad y reconocimiento, valores de aceptación, tolerancia, igualdad y respeto, la homosexualidad gracias a la evolución de las conciencias humanas por medio de obras y expresiones de todo tipo, que llegan a marcar la diferencia incluso de una época, como la contemporánea.

“… dentro del artículo 1o de la Carta Magna así como en la ley federal para prevenir y erradicar la discriminación, está contemplado el hecho de que la comunidad homosexual es un grupo vulnerable y por eso mismo es necesario que, desde el punto de vista jurídico, se marquen ciertas especificaciones para evitar su discriminación…”

 

~Dani Chan

Comentarios

Compartir

Idiomas

Búsqueda

Conectarse con Facebook:

¡Nos encanta leer tus comentarios!

Carrito

Inline
Comprador local
Inline
Comprador local