Reseña: Puedo oír el sol

  • 0

Reseña: Puedo oír el sol

Tags : 

Compartir

Puedo oír el sol

Quienes ya han leído este manga, se darán cuenta que aparte de ser una historia tierna y cómica, tiene un cierto encanto que puede llevar un trasfondo duro de llevar para muchos en el día a día.

El día de hoy hablaré de esos detalles silenciosos que nos revela está linda historia, de la mano de dos estudiantes que a pesar de ser muy diferentes, tienen un lazo especial que va más allá de una capacidad física.

Si tú no has leído el manga, no te preocupes, trataré de no hacer spoiler (aunque luego me emociono un poco y dejo escapar detalles). Aun así, te invito a quedarte para que te animes a conocer esta historia.

“Puedo Oír el Sol” Hidamari ga Kikoeru, de Yuki Fumino. Es un manga de dos volúmenes, en 2014 publicado en Japón y dos años más tarde licenciado en España.

Taiichi, un joven alegre y algo vago en su hambrienta vida, tropieza con Kôhei (o tal vez fue al revés). Ese encuentro lleva a que la vida de nuestros estudiantes universitarios de un giro a la derecha para darse cuenta de que algo está cambiando dentro de ellos, ¡y no es solo una bella amistad! ¡no, señores! ¡tampoco es amor a primera vista!

Kôhei, es un alto y atractivo chico, que además de ser inteligente y tener dinerito. Padece de una discapacidad auditiva, por lo que es juzgado con “está así porque quiere” “se hace la víctima” “es un antisocial” “se cree mejor” etc. Popular entre las chicas por su buen parecer, y entre los chicos por la envidia que genera. Es ignorado completamente como una persona que tiene sentimientos.

Y es precisamente aquí, en donde quiero meter mi cuchara. ¿Cuántos de nosotros no hemos señalado a alguien antes de conocer lo que realmente pasa? Quién no ha ido por la calle y se ha topado con personas diferentes en aspecto y ha preferido evitar el contacto visual o físico. O más simple ¿quién no ha asumido algo de otra persona? Oh si, los prejuicios están más escondidos y presentes de lo que nosotros imaginamos. Ya sea por inseguridad, mala experiencia pasada o simplemente ignorancia. Es más fácil emitir una crítica que investigar.

Y haciendo énfasis en las personas con discapacidad o mejor dicho “personas con capacidades diferentes” (porque desarrollan y afinan otras); Estamos rodeados de información de rápido acceso que no aprovechamos para conocer sobre esas situaciones ajenas o no. Pues ¿cuántos de nosotros sabemos leer braille o lenguaje de señas? ¿Cuántos realmente estamos preparados para convivir con diferentes o semejantes? No estamos habituados a responder ante personas diferentes, a pesar que de que nos encontremos todos los días en el transporte o lugares públicos con otros. Así que, Kôhei no pasa una situación ajena a nuestra realidad: la crítica desinformada.

Por otro lado, tenemos a Taiichi, a este lindo “estudihambre” que no parece interesarle mucho más algo que no sea una rica comida, (sobre todo la que prepara la madre (chef) de Kôhei).  Así que igual podría ser un personaje cercano a la nuestra realidad.

El punto va cuando estos dos jóvenes cruzan sus caminos, uno de soledad e incomprensión social y otro de alegría y despreocupación. ¿Qué va más allá de esta *serendipia? Lo que muchos llamamos: valores. ¡Así es!

Porque ¡que bella historia! la que presenta no solo una situación cotidiana que muchos ignoramos, el caso de Kôhei. Sino también el complemento y lo bueno que pueden dar ambos personajes con su forma de ser a pesar de lo distintos que son.

Taiichi sin mucho que dar a cambio por la comida, más que sus ganas de ayudarle a Kôhei a sus apuntes. Le otorga algo muy valioso, compañía y mejor aún, desinteresada. Taiichi sin mirar a quién, descubre y conoce a Kôhei como persona con sentimientos e igual de capaz y respetable que el resto. ¡Y vaya que lo hace saber!

Kôhei en su andar, acostumbrado a ignorar las malas lenguas, como lo ignoran a él. No solo es un tanto reservado por su condición. Puede demostrar sus gustos, intereses e incluso, la mejor sonrisa que Taiichi haya podido mirar. ❤ Kôhei va descubriendo sentimientos encontrados y tomando decisiones y algunos cambios para seguir adelante. ¡Y Taiichi no piensa quedarse atrás!

En conclusión; que buen BL para deleitarse con toques cómicos, alegres, tristes, pero sin llegar al drama, y sobre todo recordarnos de que una relación sea cual sea, diferentes o iguales, va mejor con la igualdad, tolerancia, empatía, respeto y comunicación.

El consejo que doy, es que, al contrario de alejarnos de las diferencias, acerquémonos a aquellos que pueden ayudarnos a crecer como personas. Tal vez y encontremos a alguien más que un amigo.

En nuestras diferencias, está la riqueza y la diversidad.

Por último, solo quiero compartir que gracias a esta obra pude comprender mejor el sentir de un familiar cercano que igualmente sufre de una discapacidad auditiva. Que ignoraba cómo se sentía cuando me desesperaba tener que repetirle las cosas. Ahora ya tomo el tiempo suficiente para explicarle de nuevo lo que dije y entenderle. <<Empatía>>

También agradezco a Mornie Isil me haya prestado el manga, ya que no lo había podido conseguir en físico (tal vez pronto lo haga).

Muchas gracias por haber llegado hasta aquí, disculpen por emocionarme al escribir, trato de dar claros mis mensajes, aunque luego se me vaya el hilo.

¡ANÍMENSE A LEER ESTA OBRA! Están cordialmente invitados. Y los que ya la leyeron, dejen sus comentarios. ¿Qué les pareció? ¿percibieron algo distinto? ¿recomiendan la historia?

Ah, este año se estrenó una película live action de la historia (lo acabo de descubrir). Así que no hay pretexto para no echarle un ojo para poder oír el sol. J

~Dani Chan

 

NOTAS:

*Serendipia: Descubrimiento o un hallazgo afortunado, valioso e inesperado que se produce de manera accidental o causal, o cuando se está buscando una cosa distinta. – Wikipedia.

Parte de la película Hidamari ga kikoeru

Comentarios

Compartir

Leave a Reply

Idiomas

Búsqueda

Conectarse con Facebook:

¡Nos encanta leer tus comentarios!

Carrito

Inline
Comprador local
Inline
Comprador local